miércoles, 1 de noviembre de 2017

SURFIN' BICHOS_GIRA 25th HERMANOS CARNALES_Sala Razzmatazz_2



Abrí los ojos entre la nebulosa de cables, ventosas y pinzas de la UCI. La cama se movía; doy fe. Y entre morfina, pitidos y los vaivenes del colchón, yo, soñaba con universos que se construían con piezas de colores y plástico blando: Unos con las manos, y otros con manuales como los de IKEA.
No era ni el fin ni el objetivo del dilema, sino el dilema en si mismo. Un bucle sin veredicto que me empujaba a pedir agua a todo aquel que se cruzaba ante el quicio de la puerta del box -Una mica d'agua si us plau? Pensando que así me harían más caso.

Pero a veces la ignorancia es el más cruel de los castigos. De labios cuarteados y paladar pegajoso como cola de impacto. Recobrado diez días más tarde mi pleno juicio. Solo me consolaban las canciones de mis queridos THE SMITHS, y el murmullo del último concierto horas antes de caer en coma. Regreso trece años más tarde a mi exigua memoria de directos premonitorios de CHUCHO; en año trece. Y cuatro desde que Lázaro salió andando renqueando.
Cuando desperté apenas sin fuerza y con la antepierna cuarteada. Y no podía más que repetir sin apenas fuerza los textos de Fernando en ese CD de Hermanos Carnales comprado en Músicas de Régimen y su debut 78, igual que un autómata . Como si esos días de lapsus reanimador solo hubiesen sido un tiempo muerto más largo de lo normal.
Melodías que en pleno estado catársico volvieron a entrar licuadas vía parental, directamente a mi corazón. De atrás hacia delante. De la explosión de júbilo pedregoso, metálico y saturado de sus guitarras como “Gente Abollada”y “Rifle de repetición”.
Se apareció también como una perfecta ilustración de mis noches discontinuas bañadas en morfina, nolotil y sedación reseca, cuando de repente. La noche nos caló hasta los huesos: cuando son los míos para ti, en perfecta declaración de amor animal.
Mirábamos hacia el cielo cuando retumbó “¿que clase de animal?”, cantábamos: Carne dura como un hueso, como hueso negro, ya no quepo en mi cuerpo, el traje me está pequeño. “La oración del desierto” sonó a salmo tenebroso, porque los textos cantados de Fernando y con un inconmensurable Carlos Cuevas a la batería, así se deben tomar: Como salmos excomulgantes para los no creyentes del gominoso rock. Y sí del Rock de catacumbas; de donde volvieron a salir los Albaceteños.
Pudo ser más alegre, sin acabar de saber si es el excremento que planea por nuestra vida diaria el rey de la depresión, la vuelta al cole sin drogas, o esas tareas de la casa que mamá y la mierda que te come te obligan a cumplir.

Pero en cualquier caso, hay una cosa clara que no se puede parar: El hambre público para celebrar el bautizo de uno mismo (y su banda fetiche). Como el reflejo de uno mismo y su juventud en el espejo de la noche.
Esa especie de inventario que inevitablemente le viene a uno a la cabeza cuando son esas canciones tan básicas como la cartilla de leer de primaria, las que nos repescan. Y comprobar que éstas a su vez, han conectado generaciones: Las Post todo, las pre indie, y las de ahora. Aunque fuera para esperar impacientes hacia el final, y escuchar “Hermanos Carnales” y “Fuerte”; que hacen eterno a éste, su trabajo con más difusión de aniversario.

Casi una hora antes con un puñado de testimoniales incondicionales, Ángel Valiente aka. KAREN KOLTRANE. Convirtió el eco de sala semi vacía, en un denso y voluptuoso manto sonoro.
Él, además de diseñador de interiores. Se las apaña para pasar del plano/lienzo digital (pulcro, minimalista y funcional) al directo, toda una idea que sobre el papel, y valga la redundancia. Es capaz de trascender con la misma claridad, y además crecer tornándose muchísimo más real. Un discurso de Postrock sintetizado y atmósferas entre el dreampop y el Shoegaze, que bien podría diluirse o ser uno más.
Pues la sorpresa es que fue la perfecta antesala con la que elevar la sala, a eso que se llama clímax ideal. Lo fue “Permafrost”, “Cansancio Mental” o el cierre de “Ondas Gravitacionales”; con la hija de Joaquin Pascual a los coros. Corrigiendo la poca afluencia de público a su apertura del bolo aniversario de los Albaceteños. Y combinando de alguna manera la escuela Joaquín Pascual de reconocible influencia, con aquel proyecto del Penélope Trip Tito Pintado (Telefilme/Anti). Eso sí, mucho más amplificado y musculado.
Un paso de gigante que todo sea dicho, a transfigurado los proyectos doméstico/electrónicos, en algo con la misma magnitud que un concierto tradicional de rock. Y una de sorpresas más gratas de la noche.

Volviendo al punto de partida y por si alguien se ha perdido en la ida, y la venida. Sería “Viaje de Redención” la que nos chutaría antes de entrar a quirófano: El frío todavía de la gente, los instrumentos y el sonido por ajustar y modular.
Fue el comienzo como el de las viejas camillas a las que las ruedas se le desmandan, y chillan como la Acherontia Atropos cuando la cazan. Hasta que exhalamos “Humo Azul” entrando en sedación, con la mirada perdida al techo viendo desvanecerse las luminarias quirúrgicas. Fue lento, suave, dulce y de continuado éxtasis hasta “Lázaro”; mi favorita. Tras “Efervescencia” (donde está Rosa??!!), y continuando con orden casi militar “Angel Transparente” que tanto recuerda a otras composiciones de Chucho. Pero reservando estratégicamente las bazas de “Mis Huesos son para Ti” o “Abrazo en un Terremoto” para equilibrar el set con sus más esperados hits.

Me sorprendió tremendamente “El Final de una Quimera” y “El Crujido del Cangrejo”, las que más de largo, y más tarde que nunca el bajo de José Manuel Mora por fin vibrándonos. Pero también como aquellas inesperadas que renacen en directo “La Estación de las Lluvias” o “En Otoño”.
Así nos volvió a destripar el 25 aniversario de un disco mítico. Posiblemente con el que delimitar ese antes y después mediático, de una escena alternativa pujante desde las profundidades periféricas. Pero aunque el más recordado por “Fuerte” y el tema que le da título, no necesariamente el de mejores canciones.

Eso sí, creo que pese al frío del tiempo pasado y las posibles diferencias de concepto que puedan tener ahora los miembros. Creo que de obligada celebración para reivindicar un temario digno de remasterización como se debe. Y una deuda que todavía tiene la escena actual con esas bandas que existieron invisibles en tierra de nadie, y que nos forjaron el camino.